sábado, 27 de noviembre de 2010

Libro: 'Ghostgirl', de Tonya Hurley `Ghostgirl #1]

Lo prometido es deuda y aquí traigo mi crítica sobre este libro. Hay que decir que he sido un poco benévola y he acabado aprobándolo, ya que me ha defraudado muchísimo, pero al final he encontrado un par de aspectos positivos que lo han salvado de la crítica destructiva. Aunque eso no implica que no raje a gusto de todo lo demás. Y ya sabéis cómo las gasto, cuando algo no me gusta...

Como siempre, una ficha técnica:

Libro: Ghostgirl (2008)
Autor: Tonya Hurley
Editorial: Alfaguara
Género: paranormal juvenil, romance
Año de publicación: noviembre de 2008
Páginas: 340
Valoración: 5/10

¿De qué trata?

¿Alguna vez te has sentido invisible? Para alguien como Charlotte Usher, chica invisible desde siempre, la popularidad era cuestión de vida o muerte, hasta que un día ocurre la catástrofe: está muerta. Y todo por un osito de goma. Pero la muerte no impide que Charlotte siga con el plan de ser popular y conquistar al chico más cool del instituto, Damen. Es más, la creatividad será su plato fuerte.



Lo primero que llama de este libro es su increíble estética, totalmente gótica. Con un estilo a caballo entre lo tétrico y lo barroco, tanto las páginas como las portadillas de los capítulos están dibujados con flores, adornados con poemas negros y retratos de la misma protagonista. La verdad que llama mucho la atención, no tanto como su frígida trama.

Pensaba que después de Bella de Crepúsculo no podría conocer protagonista más odiosa y repelente; pensaba que después de leer la abominación de Retrum nunca más tendría que enfrentarme a bodrios literarios con diseños originales. Pero ya veo que me equivocaba: en 340 páginas y un diseño muy gótico he encontrado el súmum de mis pesadillas.

Charlotte Usher es, hablando en plata, una auténtica gilipollas. Egoísta, testaruda, idiota, pesada, reprimida sexual y ridícula hasta decir basta. Una joya, vamos. En 339 páginas es la cosa más plasta del mundo, con su inverosímil sueño de ser popular y conquistar al chico de sus sueños, molestando e incordiando a todo el mundo por ser alguien en la vida, para luego replantearse en la última página si vale la pena porque, hoygan, está muerta. ¡Pero serás frívola!.

Usher es un personaje totalmente plano y monótono que se rige por su propio deseo en vida de ser popular, y que si bien debería reaccionar y darse cuenta de que ha muerto y pasar a mejor vida, siga en sus trece de conquistar a alguien que, ahora seguro, está fuera de su alcance. Todos sus planes para volver a ver a Damen me han parecido estúpidos y muy infantiles, poniendo en peligro a Scarlet (¡e incluso disputándose al chico con ella! ¡si estás muerta, so mema!) y a los propios Muertos. Vaya mierda de protagonista.

Pero el otro punto que me ha frustrado de esta novela es, justamente, la propia autora. Aparte de que ni ella misma parece controlar sus propios personajes, donde todos odian a Charlotte y de una frase a otra (literalmente) deciden que no es tan mala persona, está la poca idea que le echa a los fantasmas. ¿Qué es esa memez de que, en el baile, todos ven a los Muertos y se ponen a bailar con ellos? ¿Y de que Charlotte pueda maquillarse y cambiarse de peinado? No, en serio, Hurley, córtate las manos.

Aún así, y la única razón por la que apruebo este libro es, justamente, por los secundarios. Scarlet es la que debería ser la auténtica protagonista, ya que parece mucho más madura y aguanta estoicamente las pataletas de la muerta. Me ha gustado su carácter fuerte y rebelde ante los estereotipos de la escuela, enfrentándose a las guays y conquistando a todo el mundo con su propio corazón. Damen, el que cierra este surrealista triángulo amoroso, aporta ese puntillo de película adolescente americana donde incluso el más popular tiene un lado oscuro freak.

Los demás secundarios, como Petula y las Wendys, así como la clase de los Muertos, refuerzan el concepto de película americana, con sus problemas de adolescencia, sus trivialidades sobre los estereotipos y la razón por la que viven. He encontrado original que los Muertos siguieran anclados en sus deseos de instituto, como Prue con su último baile, aunque no tan exagerados como los de la protagonista.

Por todo lo demás, una historia simplona sobre el más allá que, si bien va cambiando de rumbo a medida que la lees, es tan surrealista que no entiendes por qué se ha publicado. Definitivamente, no lo recomiendo. Lo apruebo por pena y porque Scarlet y Damen realmente me gustaron. Lo siento, pero para mí es imposible encariñarme de una protagonista tan estúpida. Hurley, da gracias de que el libro no es mío, sino de la biblioteca, porque sino te podría dar una idea gráfica sobre el uso que le daría en el lavabo. Y se puede decir más alto, pero no más claro.


viernes, 26 de noviembre de 2010

[IMM] ¡Vuelta a la biblioteca! (4)

Estamos que no paramos, ya deberían hacerme un carné especial en la biblioteca por la asiduidad en la que voy... como no podía faltar, ayer me pasé de nuevo por estos lares, aunque esta vez fui a la de Canovelles, que tenía un poco abandonada:




  • CAST, P.C & Kristin: Indómita. El cuarto volumen de La Casa de la Noche, una saga un tanto extraña y hereje sobre vampiros pero que, inexplicablemente, me la hago. O hacía hasta que podía permitirme los 17 tacazos por volumen. No me esperaba que la biblioteca tuviera libros de este tipo, pero como me quedé con las ganas de saber si Zoey alcanzaría un nuevo nivel de hijodeputismo, allá que me lancé. Podéis leer la crítica del tercer libro aquí.
  • COLLINS, Suzanne: En llamas. Después de disfrutar de la primera parte, era obvio que me lanzaría en la búsqueda del siguiente. Pese a que tengo que continuarla en catalán (con el consecuente cambio de nombres que tanto me frustra), puedo decir orgullosa que soy la primera en estrenar este libro, ¡está nuevecito y reluciente! Así da gusto leer.
  • TANEMURA, Arina: The Gentlemen Alliance Cross 4-9. Después del tercero, me quedé con ganas de más. Es curioso porque, pese a ser un dibujo tan pueril, Tanemura se curra unos dramones que son dignos de telenovela. Ansiosa por saber más de los secretos de este instituto, aunque a Haine me la cargaría a hostias.


Esta vez he cargado bastante, pero ya veis que leo muy rápido.
Hará un par de días ya me terminé Ghostgirl y supongo que mañana haré la crítica, aunque de momento decir que me ha parecido una gran M y que sólo se salva por un par de secundarios. Lo que no entiendo es cómo dejan que la autora siga escribiendo... Obviamente, y para quitarme este mal sabor de boca, me he puesto ya con En llamas.

martes, 23 de noviembre de 2010

Mundo cinéfilo: experiencias cinematográficas (24)

Cambiamos los libros por las películas, y es que aparte de devorar libros, estoy dedicándome a ver un sinfín de films que tenía pendientes, no sin olvidar las novedades de la cartelera cuando éstas son buenas. Y, claro está, que también me gusta ver incluso lo que aún falta por llegar...

Vamos al turrón:

Baby and I (Agiwa na, 2008)

Joon-su (Jang Geun Suk) es un adolescente de 17 años que quiere vivir el día a día, sin preocuparse de responsabilidades o el instituto, siempre inmerso en peleas y fiestas. Su suerte cambia drásticamente cuando sus padres se fugan de casa y se encuentra un bebé con una nota que le asegura que es su propio hijo. Pero... ¿quién es la madre?

Tras ver el dorama de You're beautiful, cuya reseña haré un día de estos con , me enamoré de este chico y me puse a buscar en qué otras producciones lo encontraría, y es de donde surgió esta película. En general, es una comedia sobre las peripecias de un joven muy rebelde que se ve obligado a ser padre de una criatura, combinando las necesidades de éste último con sus estudios y las labores domésticas. Los personajes están un poco locos y escenifican escenas hilarantes, pero para el final entra el drama necesario para entender la responsabilidad de ser padre de familia. Aunque la escena final se podría haber explicado mejor, he quedado muy satisfecha con la interpretación de Geun Suk.
Lo mejor: el bebé.
Lo peor: un final muy precipitado.
Sentencia: recomendable.


Gru, mi villano favorito (Despicable me, 2010)

Gru quiere ser el villano más famoso y poderoso del mundo, pero hasta ahora sólo ha conseguido hacer pequeñas maldades. Su orgullo se resiente cuando aparece en escena Véctor, que siempre lo hace todo mejor. Gru decide entonces que no le queda más remedio que robar La Luna, pero para ello necesitará los inventos de Véctor. Es así como entran en su vida tres pequeñas huerfanitas...

Estamos ante una película con dos tramas que se solapan, una sobre Gru siendo un villano y otra sobre el mismo intentando ser un padre estupendo. Al principio, cuesta encariñarse con Gru, es un materialista egocéntrico que sólo adopta a las niñas para joder a Véctor, pero a medida que avanzas en la historia te das cuenta de su corazón y deseas que se convierta en una buena persona. Pese a que hablamos de villanos y planes maquiavélicos, pronto la trama gira entorno al deber y el hacer de Gru, entre hacer lo que le está estipulado o lo que realmente desea hacer. Las niñas son unos personajes entrañables que te arrancarán una sonrisa en más de una escena, incluso alguna lagrimita.
Lo mejor: las niñas.
Lo peor: los planes maquiavélicos.
Sentencia: recomendable.


Megamind (2010)

Megamind tiene verdaderos problemas para convertirse en el villano más malvado de la ciudad por culpa de Metroman, el superhéroe correspondiente que siempre le vence en todas sus batallas. Pese a que nunca se da por vencido y mejora cada uno de sus planes, cuando mata accidentalmente a Metroman, se da cuenta que ha acabado con su futuro. Sin superhéroe no se siente un supervillano. Pero, ¿qué pasaría si creara un nuevo superhéroe para que pudiera enfrentarse a él...?

Ya tenía ganas de ver esta película, y aunque se estrena el mes que viene en España, no podía esperar más. Una bonita película que nos habla sobre los prejuicios y los estándares establecidos, sobre lo que se piensa de una persona y lo quede puede llegar a ser. Pese a ser un film de animación para el público infantil, el personaje de Megamind se me ha antojado muy adulto y difícil para una mente pueril. Megamind, que se muestra como un súper villano malvado, en el fondo siempre ha vivido con la congoja de no saber quién es ni para qué sirve, y he de reconocer que he llorado por él en alguna que otra escena. Descartando personajes, una historia muy amena y divertida sobre la rivalidad eterna de dos enemigos.
Lo mejor: Megamind.
Lo peor: algunas escenas lacrimógenas.
Sentencia: indispensable.


El aprendiz de brujo (The sorcerer's apprentice, 2010)

Balthazar Blake (Nicolas Cage) es un alto hechicero que lleva siglos manteniendo la paz en el mundo, siempre manteniento a ralla a su archienemigo Dave Sutler, que quiere invocar a su poderosa Morgana para traer el caos mundial. Para evitar tal catástrofe, Blake necesitará la ayuda de Dave, que tras sus pintas de nerd acabado, es el único con el poder suficiente para salvar el mundo.

Al salir el tráiler me llamó bastante la atención, pero por una o por otra, siempre iba dejando su visionado. En general, película juvenil sobre magia donde el menos capacitado tiene el poder más increíble, alentando a cualquiera que se puede conseguir todo lo que te propongas. No obstante, la historia se me ha hecho bastante rápida y poco explicada, la primera parte de la película se devanea mucho sobre los enemigos de Morgana, luego viene un inútil entrenamiento del protagonista para acabar con una frenética batalla final que hasta a dos minutos de los créditos, no se desvela nada. La referencias a otras películas de la factoría, como Fantasía, son ingeniosas así como los hechizos y las batallas, pero se echa en falta un poco más de chicha en la historia.
Lo mejor: la magia.
Lo peor: historia con altibajos.
Sentencia: para pasar el rato.


Siempre a mi lado (Charlie St.Cloud, 2010)

Charlie St.Cloud (Zac Efron) acaba de conseguir una beca para la prestigiosa Standford y no ve el momento de empezar una nueva vida. Para que su hermano pequeño Sam no le eche de menos, le promete que le entrenará para convertirle en un buen jugador de béisbol hasta que se vaya. La misma noche de la promesa, Sam muere en un fatídico accidente, dejando a Charlie solo. Pero Sam se niega a irse, ya que hizo un trato con su hermano. Pero cuando Charlie recupera el contacto con su antigua compañera de instituto, Tess, y algo surge entre ellos, empieza a preguntarse si ya es hora de retomar su propia vida...

No las tenía todas conmigo con esta película, porque pese que sabía de su argumento sobrenatural, me daba miedo que se centrara demasiado en el amor. Y, en general, ha sido un cúmulo de sentimientos encontrados. Efron en su papel de hermano que cumple su promesa frente a viento y marea es increíble y digno de admirar, ya que te hace estremecerte y pensar si podrías soportar su situación. Aún así, que a mitad de película el trauma del hermano menor pase a la enamorada de turno hace que la historia pierda interés, ya que si es verdad que Charlie necesita retomar su vida, el drama consistía en el recuerdo de Sam. Pese a todo, un par de sorpresas preparadas en el guión que te harán pensar constantemente en la delgada línea entre la vida y la muerte.
Lo mejor: la promesa con el hermano.
Lo peor: cambio de drama.
Sentencia: recomendable.


Rumores y mentiras (Easy A, 2010)

Olive (Emma Stone) siempre ha sido una chica invisible, que pese a sus modestas notas, nunca ha destacada en clase. Un día, para hacerse la interesante delante de su amiga, se inventa que ha perdido la virginidad con un rollete, pero para su mala suerte, le oye Marianne (Amanda Bynes) y pronto corre el rumor. Pero lo que empieza por una simple broma, pronto acaba en hechos surrealistas que mancharán la, hasta ahora, impecable e inexistente reputación de Olive.

Un film que engaña por su tráiler. Pese a que la idea original da mucho de sí, es altamente soporífera y repetitiva que se estanca en la comedia adolescente y el ser una puta ramera. Los diálogos son muy actuales, llenos de jerga y chorradas, pero les quedan demasiado grande a los personajes, especialmente a Stone, que no tiene ni una pizca de gracia en ninguna de sus escenas. Los actores son totalmente planos y la única que sobresalte es Bynes y porque hace de religiosa loca, pero ante todo es una historia que falla por culpa de Stone, porque ni se le da bien hacer de guarra ni mucho menos enganchar al espectador con sus frases lacónicas y sarcásticas. Y el final, de tan Disney dan ganas hasta de vomitar.
Lo mejor: Amanda Bynes.
Lo peor: Emma Stone.
Sentencia: mejor ignorarla.



Y esto es todo por ahora.


lunes, 22 de noviembre de 2010

[Fotolog] Fragmento de hoy


-Katniss, ya sé que eres buena con el cuchillo.
-La verdad es que no, pero sé cazar. Con arco y flechas.
-¿Y se te da bien?- pregunta Haymitch.
Tengo que pensármelo. Llevo cuatro años encargándome de poner comida en la mesa, lo que no es moco de pavo.
-No se me da mal- respondo.
-Es excelente- dice Peeta-. Mi padre le compra ardillas y siempre comenta que la flecha nunca agujerea el cuerpo, siempre le da en un ojo. Igual con los conejos que le vende a la carnicera, y hasta es capaz de cazar ciervos.
-¿Qué haces?- le pregunto, suspicaz.
-¿Y qué haces tú? Si quieres que Haymitch te ayude, tiene que saber de lo que eres capaz. No te subestimes.
-¿Y tú qué?- pregunto a la defensiva-. Te he visto en el mercado, puedes levantar sacos de harina de cuarenta y cinco kilos. Díselo. Sí que sabes hacer algo.
-Sí, y seguro que el estadio estará lleno de sacos de harina para que se los lance a la gente.


Los Juegos del Hambre - Suzanne Collins


Entrada original aquí

sábado, 20 de noviembre de 2010

Libro: 'Los Juegos del Hambre', de Suzanne Collins [Los Juegos del Hambre #1]

Esto de saquear la biblioteca tiene sus ventajas, y es que ahora me paso los días leyendo, o más bien devorando, libros sin parar. Hace un par de días os comenté el de Hush,Hush, que fue así como lectura para pasar el rato, mientras que ahora os traigo una obra maestra, de esas que en el futuro deberían poner como lectura obligatoria en los colegios. Otro gallo cantaría.


Como siempre, una breve ficha técnica:

Libro: Los Juegos del Hambre (The Hunger Games, 2008)
Autor: Suzanne Collins
Editorial: Molino
Género: ciencia ficción juvenil, distopía
Año de publicación: 2009
Páginas: 399
Valoración: 10/10

¿De qué trata?
Guerras y desastres naturales han reducido a EE.UU en doce distritos regidos despóticamente por el Capitolio, que condena a los rebeldes sin dilación. Para continuar este reinado del terror, han instaurado Los Juegos del Hambre, donde cada año dos tributos de cada distrito, indefensos jóvenes de 12 a 18 años, luchan en un despiadado "reality show" donde vivir es el premio final. Katniss, que vive en la miseria del Distrito 12 y se ve forzada a participar cuando se escoge a su hermana pequeña, pronto comprenderá que conceptos como la vida, la amistad o la política pueden ser verdaderas armas de doble filo.
Los Juegos del Hambre (1/3): Los Juegos del Hambre  //  En llamas  //  Sinsajo

Qué decir a estas alturas que no se haya dicho ya, es un libro que engaña por la portada. He pasado meses leyendo críticas sobre esta saga, pero cuando tenía un ejemplar en mis manos y leía su escueta sinopsis (con la ya típica opinión de Meyer), solo pensaba que no había para tanto. Pero tras la insistencia de Eileen, al final me decidí a darle una oportunidad. Y antes de terminarme el primer capítulo, ya estaba enganchada.

Da gusto ver que aún hay autores que no se han visto influidos por el efecto Crepúsculo y han seguido su propio camino, como en este caso. Lo que más destaco de esta escritora es que ha aprovechado sus propias habilidades, y es que leer sobre un reality show de manera tan concienzuda no es casualidad: Collins trabaja como guionista de televisión y sabe bien lo que hace. Muy, muy original.

La historia es, sencillamente, brutal. En este mundo post-apocalítpico, estamos ante una crítica sobre el entretenimiento, la censura y la violación de derechos. La fantasía se acaba cuando comprendemos que, en estas Olimpiadas televisadas sólo sobrevivirá uno, no habrá un final feliz. Una trama donde nadie tiene favoritismos e incluso los dos protagonistas sufren, donde hay asesinatos y muertes de personajes que no se lo merecen, donde sólo se puede avanzar para saber si alguien va a tener un poco de suerte.

No hay que olvidar tampoco, y ya entrando en un terreno más polémico, la crítica social que desprenden sus páginas. En este mundo distópico donde la mayoría de gente se muere de hambre y sólo en el Capitolio están todos los lujos, es imposible no solidarizarse con los personajes cuando éstos sueñan con ser libres y critican el sistema. ¿Quién decide quién debe ser feliz y quién no?.

Los personajes son geniales, fuertes pero humanos. Con Katniss enseguida establecemos una fuerte conexión, es una chica con sus propias desgracias que debe luchar por el futuro de su hermana, que se preocupa más por llenar el buche que por llevar vestidos. Peeta es otro cantar, porque detrás de esa carita angelical y sus frases tan bien estudiadas, existen toda una sarta de mentiras y evasivas, siempre jugando al amigo fiel o al ardiente enamorado, siempre dudando de si ésta vez estará diciendo la verdad. Luego, todo un surtido de secundarios, como Rue, que hablan de la injusticia y los sueños.

En definitiva, totalmente adictivo e indispensable. Una grata combinación entre un revival y el mundo del espectáculo que te hará ver con otros ojos el género de las Olimpiadas. No simplemente lo recomiendo encarecidamente, sino que os incito a acercaros a vuestra librería o biblioteca más próxima para haceros con un ejemplar.

Por último, decir que he leído que podría haber adaptación a la gran pantalla, y aunque suena muy bien, no voy a confiarme: no por nada aún sigo esperando las películas de El amuleto de Samarkanda y de Artemis Fowl que anunciaron hará ya varios años. Aún así, aporto mi granito de arena y digo que que Chord Overstreet (Sam, de Glee) sería un candidato perfecto para Peeta.



miércoles, 17 de noviembre de 2010

Libro: 'Hush, Hush', de Becca Fitzpatrick [Hush, Hush #1]

Venga, hay que ponerse manos a la obra para comentar los libros que he cogido prestados de la biblioteca. Con el de Artemis Fowl hice un pequeño resumen, así que con éste haré la crítica propiamente dicha.

Como siempre, una breve ficha técnica:

Libro: Hush, Hush (2010)
Autor: Becca Fitzpatrick
Editorial: Ediciones B 
Género: romance juvenil, paranormal
Año de publicación: junio de 2010
Páginas: 492
Valoración: 7/10

¿De qué va?
Nora Grey es una alumna muy aplicada en sus estudios que se esfuerza por conseguir una beca para la universidad. Si bien tiene un pasado que aún le cuesta de superar, antepone las obligaciones y el estudio para sobrellevarlo. Cuando el profesor de Biología le pone a Patch como compañero de pupitre, su monotonía se ve envuelta de atracción y peligro por él. Su mente la alarma y enseguida oye extrañas voces que pronostican lo peor. Patch no parece de este mundo. Pero, ¿y si realmente no lo es...?

Hush, Hush /1/4): Hush, Hush  //  Crescendo  //  Silencio  //  Finale



Si bien es un libro que me ha tenido enganchada desde su inicio, he de reconocer que no es nada del otro mundo, y que en más de una ocasión me ha recordado al terrible efecto Crepúsculo que tanto daño está haciendo. A lo largo de la historia me he encontrado con el mismo procedimiento de narración que hace Meyer, así como personajes e incluso ideas, aunque aquí cambiamos vampiros por ángeles. Menos mal.

Lo que más destaco de este libro es, entonces, su poca originalidad en trama. Narrado en primera persona, nos encontramos con una chica de desolador pasado, viviendo en una casa con una madre ausente, ubicada en un pueblo de tiempo pésimo donde, un buen día, conoce a un chico misterioso y que no parece de este mundo. Si bien le da miedo, la atracción es insoportable y poco a poco se va preguntando qué le depara el destino con el chaval, mientras su cabeza formula extrañas preguntas sobre su verdadera naturaleza. Os suena, ¿verdad?.

Lo que más me ha gustado han sido los personajes. Aparte de los secundarios, que daban bastante juego, e incluso los antagonistas tenían su morbo, he quedado muy satisfecha con los principales. Cansada de protagonistas afeminadas que se lamentan de sus desgracias, Nora ha sido bastante realista para el género. Una chica muy aplicada en los estudios y haciendo sus pinitos de periodista, que reniega siempre de la fantasía y sabe que Patch no le conviene. Éste, por su parte, es un chico malo de esos que tanto nos gustan, que aportan la nota cómica a los diálogos y nos hacen esbozar una sonrisa con sus comentarios subiditos de tono.

La historia, en cambio, no ha sido tanto de mi gusto, como ya he comentado arriba. Aparte de seguir unos patrones muy crepusculeros, no hay demasiados misterios, todo es previsible, hasta el bando al que pertenece cada personaje con tan solo su presentación. Aún así, el caso de asesinato de por medio y su consecuente investigación es interesante, aunque yo he disfrutado ante todo con las conversaciones de ambos protagonistas y los intentos nefastos de Nora por saber los secretos del otro.

Otro punto a tener en cuenta es que, si bien nos habla de los ángeles, los entresijos sobre éstos así como su información es bastante escasa. Tras leerlo sólo sabes que hay ángeles caídos que pueden volverse humanos (o ángeles de la guarda) así como Nefilims por el mundo, pero poco más. Me hubiera gustado que se desvelaran más misterios o, al menos, haberle dado más importancia al pasado de algunos protagonistas para entenderles mejor. Todo se dice muy por encima, como si el lector ya tuviera una base.

Aún así, me ha gustado bastante. La historia es dinámica y con unos personajes atractivos, para nada amargados y lloriqueando por las esquinas porque un vampiro les ha dejado. Pero eso sí, con una trama masticadita y muy previsible. Si quieres pasar un buen rato leyendo o, simplemente, ya quedaste satisfecho por la narración del primer volumen de Crepúsculo, no dudes en que no te va a defraudar. Ahora, si esperas otra cosa o alguna revelación literaria... no es el caso. Pero de Patch, no te vas a cansar.

martes, 16 de noviembre de 2010

[IMM] ¡Vuelta a la biblioteca! (3)

Ya tenía ganas de volver a la biblioteca para arrasar con libros y cómics, que entre imprevistos y vagancias, no había vuelto a bajar a Granollers y se me acumulaban los libros terminados. A todo esto, tengo que ir reseñándolos por aquí, pero ya me estoy volviendo una experta en acumular posts y temarios e ir devaneando.

Tras dejar lo prestado, aquí el botín del mes:


  • Ghostgirl. He leído muchas reseñas y siempre he sentido curiosidad por esta historia. Aún así, ni loca pagaría por el libro porque no es del estilo que me gusta leer, pero por fin tengo la oportunidad de opinar sin arriesgarme a perder dinero. El diseño, de momento, me encanta.
  • Oscuros. Al igual que el primero, he leído opiniones de todo tipo, aunque la mayoría han sido buenas. En más de una ocasión he querido comprármelo, pero la sinopsis me recordaba mucho a la saga de Alison Noël y ésta, la verdad, no fue especialmente de mi agrado. Ahora, a ver qué me parece.
  • Fairy Tail 1-3. Me han dicho que es un manga fantástico y que engancha de seguida, así que en cuanto he visto los tomos, no he dudado ni un segundo. La pega es que no sé hasta qué números habrá, pero si me gusta, continuaré por scans.


Y esto es todo por ahora. Me he contenido en coger unos cuantos más porque hoy justo he empezado Los juegos del hambre y quiero leerlo con calma, que pinta muy bien. Ahora me arrepiento de no haberme hecho antes con él, con el primer capítulo me ha conquistado. ¡Gracias por la recomendación, Eileen!
Por todo lo demás... ¡estamos de luto! Hemos perdido al seguidor nº100, con lo contenta que estaba yo de las tres cifras... en fin, sé feliz, seguidor, gracias por haber estado ahí.


sábado, 13 de noviembre de 2010

Las series de nuestra infancia

Hoy voy a hacer un post nostálgico, ya que esta mañana, al ver qué series o películas echaban por satélite, me he encontrado con los dibujos animados de ahora, que no tienen esa chispa ni carisma que los de nuestra generación.
He empezado a estrujarme el cerebro pensando qué series me enamoraron en mis años pueriles, y tras emocionarme por youtube, traigo una lista de aquellas series que me llegaron al corazón en mis tardes de aburrimiento:


Jayce y los Guerreros Rodantes (Jayce and the Wheeler Warriors, 1985)

Por más que pregunte, apenas hay gente que se acuerde de esta serie, pero a mí me encantaba. Me la tragaba todos los días y me emocionaba con las batallas y con los personajes. Jayce, simplemente, me parecía guapísimo y era su fan incondicional. Ya no podría decir de qué iba, sólo recuerdo las interminables batallas con los Monstruoplantas malvados, pero sí que guardo el cariño y las ansias de que llegara la hora para que dieran un nuevo capítulo.
Mi memoria me falla, pero creo que la veía en catalán y la emitía nuestro querido programa infantil del canal autonómico, el Club Super 3, que era muchísimo mejor que el de ahora.



Los auténticos Cazafantasmas (The Real Ghostbusters, 1986)

No hay que decir gran cosa de esta mítica serie, sólo que hay que apenarse por la generación de ahora, que no la disfrutan, porque ni siquiera sé si la emiten actualmente.
La originalidad de una serie animada sobre profesionales que se llevaban al hombre del saco nos hacía vivir más seguros, ¿y quién no deseó que viniera Babetes (lo siento, molaba mil veces más en catalán) a robarnos el almuerzo?.
Las películas son obras de arte, pero la serie no me la quitaba nadie. ¡Si hasta la veía con mis hermanos todas las tardes!. Grandiosos recuerdos que atesorar.



Las fabulosas Tortugas Ninja (Teenager Mutant Ninja Turtles, 1987)


Quien no ha visto esta serie, simplemente, no tiene infancia. Y lo digo en serio. Una vez conocí a una chica que nunca las había visto, y aún hoy me compadezco de ella.
Quién sabe si, tras ver a April, empezó a formarse en mi subconsciente la idea de ser periodista. Aún así, mi relación con esta mujer era de amor/odio total. Adoraba su independencia y fuerza, pero odiaba que las tortugas la adoraran. Joder, yo quería a Michelangelo para mí sola.
Por todo lo demás, una serie fantástica, con acción a raudales, mucha comedia y una tropa carismática a más no poder. ¿Y quién no tenía mono de pizza cada vez que veía un capítulo? Obviamente, en catalán me molaba más, ¡gracias, Club Super 3!.
Ahora hay la nueva versión donde parecen que las tortugas van dopadas y hasta las trancas de testosterona... como las nuestras, ninguna.


ReBoot (1994)

Lo mío con esta serie era, simplemente, enfermizo. Creo recordar que la emitieron unas tres veces a lo largo de los años en el Club Super 3, y como una loca posesa los veía toditos todos, y el día en que me perdía uno, me moría de la rabia. La manera en que la historia mezclaba juegos y luego contaba con sus tragedia, era increíble. Luego, que estuviera animada por ordenador, algo raro en aquella época.
Si bien las primeras temporadas eran un poco más inocentes, con la desaparición de Bob y que Enzo se perdiera por la Red y se volviera un antihéroe machote-tochopene (no me jodáis, se le marcaba paquetón y encima estaba con la buenorra de AndrAIa), añadieron esos tintes de drama que tanto me atraían. Creo que aquí ya se instaló en mi subconsciente que los antihéroes molaban más. Enzo, me ponías.
Una serie que no olvidaré nunca por los grandiosos momentos que pasé viéndola.


Gárgolas - Héroes Mitológicos (Gargoyles, 1994)

Otra por la que me dio muy, muy fuerte. La descubrí de casualidad en Canal+ y, desde ese día, me hice fan suya. Las gárgolas son unos seres que siempre me habían llamado la atención, así que encontrarme con una serie que explicaba su historia y, para más inri, la situaba en el presente, era una pasada. Adoraba todos los personajes (aunque Goliath a veces era un poco cargante), estaba incluso enamorada de Lexington, y todas las vueltas de tuerca a la trama, los culebrones y apariciones de personajes mitológicos eran mi gozo supremo.
Ahora la siguen dando por satélite, pero ya no me llena tanto como antes.



Sylvan (Sylvan, el poder de la magia, 1995)

A mí me iban los antihéroes, está claro. Otra serie que me tenía enamorada por el protagonista y su astucia para salirse siempre con la suya. No recuerdo apenas nada de la trama, simplemente sus líos y desvaríos para conquistar a la princesa, a quien quería muerta a toda costa.
La serie era una producción de diferentes cadenas autonómicas y lo que más me gustaba era la simbología de los animales y las tareas que desempeñaban en la serie, como ser rey y león, por ejemplo, o que Sylvan fuera un astuto zorro.
En el apogeo de su fama durante su emisión, Danone sacó las figuritas, que yo coleccioné y mimé durante años posteriores. Sylvan, te queremos.


¡Oye, Arnold! (Hey, Arnold!, 1996)

Me he sentido muy hereje al casi olvidarme de esta serie, que he recordado hablando del post con un amigo. Creo que primero la emitió Nickelodeon, en donde yo la descubrí, y años más tarde pasó a la televisión pública, creo que incluso la reviví en catalán. Bueno, desde el primer capítulo fue un flechazo. La estética era rara, unos personajes un tanto extraños y deformes, pero Arnold enamoraba a cualquiera, ¡adoraba a este chico!. Era un protagonista original, que pese a divertirse con sus amigos y ser el líder, vivía con la incertidumbre de dónde estarían sus padres.
Capítulos cotidianos sobre su día a día, disfrutaba especialmente con su relación amor/odio con Helga, su eterna fan incodicional. Lamentablemente, nunca llegué a ver los últimos capítulos, mucho menos la película. ¿Consiguió Helga declararse finalmente...?


Los Cazafantasmas al extremo (Extreme Ghostbusters, 1997)

Esta secuela no es tan conocida, pero recuerdo que la daban por los veranos en TVE y me amenizaba las mañanas rellenando los cuadernos de Santillana. La trama se sitúa varios años después y sólo quedan un par de personajes originales, pero la tónica es la misma, quizá con unos fantasmas más grotescos y malvados.
Las novedades de la serie incluían un grupo protagonista más multirracial, con un perroflauta, una emo y un chico en silla de ruedas.
Pese a las malas críticas que hay porque destrozan el mito, a mí me encantaba.



Veía muchísimas más series, pero éstas son las que más cariño les tengo. Además, de las otras que recuerdo no encuentro el título exacto o los vídeos están desactivados. Pero diré claramente que era fan del Club Super 3 y me lo tragaba casi todo.
Pero, en general, sé que es una combinación un tanto rara, me iban más las series de niños o, al menos, con mucha más acción y menos cursilería. Quién pudiera volver atrás para disfrutarlas como antes...

Y vosotros, ¿veíais estas series? ¿Os gustaban?